lunes, 16 de marzo de 2009

¿Twitter está matando a los blogs?

El crecimiento en popularidad de Twitter hace obligatoria esta pregunta, que no por obligatoria deja de ser tramposa. ¿Cómo se supone que puedo saber yo esto? Y ahí, justamente, radica la trampa: en que aun sabiendo que no tengo la respuesta, me hago la pregunta... porque la considero obligatoria.

En fin, que vine aquí para decir que no creo que, al día de hoy, Twitter esté matando a los blogs, pero sí intuyo que hay cierta amenaza, e incluso más que eso. Empecemos por ver qué se dice por ahí.

En primera instancia, encontré este post de Jordi, quien sostiene que "seguirán blogueando los que tengan algo realmente interesante que
decir, o los que arrastren una gran audiencia. El resto se conformará
con Twitter y, los más osados, abrirán un tumblelog".

Después fui al post que él linkea, donde se da otros razonables argumentos para sostener la hipótesis de que Twitter está al menos "molestando" a los blogs.

Entonces fui a Compete y verifiqué lo siguiente:



Como se ve, todavía Twitter está lejos de alcanzar los niveles de tráfico de Blogger y Wordpress; sin embargo, ya se ve una tendencia que, de seguir así, llevaría a los sitios a cruzarse en algún punto.

Pero como nada en internet es exacto (mucho menos las mediciones de este tipo), voy a ser menos ambicioso y me voy a limitar a hablar de mi círculo cercano y no de la "big picture", la cual tengo muchas dudas de poder ver.

Y qué más cercano a mí que yo mismo, ¿no? Entonces puedo empezar dando mi testimonio personal: desde que empecé a usar Twitter, hace un par de semanas, me doy cuenta de que el servicio es mucho más dinámico que los blogs, y que muchas ideas que se te ocurren, en lugar de anotarlas al costado para después hacer un blog, simplemente las das a conocer en el instante. Son ideas que no merecen un desarrollo mayor, porque las otras, claro, sí se guardan.

Por otra parte, vi que mi amiga Graciela de MezclaAzul es bastante más activa en Twitter que en su blog, y eso que en este último trae mucha información... a diario.

En un artículo que publiqué hace un tiempo decía que mientras los blogs pertenecen al mundo de la palabra escrita, las redes sociales pertenecen al mundo de la imagen, y por lo tanto no había competencia.

Sin embargo, creo que con Twitter la cosa es diferente. Esto pertenece también al mundo de la palabra y más, contiene la esencia más esencial de la experiencia internética: los links. Estoy de acuerdo con los posts que enlacé más arriba en que mucha gente perezosa va a dejar de postear en sus blogs y van a comenzar a participar de Twitter.

En definitiva, entre Twitter y los blogs se enfrentan dos paradigmas, dos culturas: la cultura letrada, el humanismo latino, contra el utilitarismo anglosajón. Y todos sabemos la penetración que ha tenido este último sobre el primero. Humildemente, creo que toda la gilada que se abrió un blog porque sí, sin tener las herramientas culturales para sostenerlo, se va a ir a Twitter y no va a volver nunca más. La blogalaxia quedará, de esta manera, limpia de los que "escriven c los codoz". Quedarán sólo los blogs de valor.

Stumble Upon Toolbar

1 comentarios:

Graciela Ventimiglia dijo...

Ya que mencionaste a Mezcla Azul, nobleza obliga a responderte.
Tardé mucho en engancharme a Twitter, en realidad sólo hace 20 días que comencé con los twitts a diferencia de mi blog que está por cumplir un año.
Es cierto que antes posteaba dos o tres artículos diarios y ahora sólo uno y en dos oportunidades ninguno.
Es que Twitter me ofrece la oportunidad de interactuar con mucha gente, algo que no logré conseguir con mi blog. No tengo muchos comentaristas, quizá porque la temática no es tan importante como para polemizar ni tampoco son noticias que a la gente le gusta encontrar.
Bloguear no tiene punto de comparación con twittear, son diferentes en todo sentido y no creo que uno pueda matar a otro.
Como todo en internet, existen tendencias y hoy por hoy el microblogging es atractivo por ser instantáneo, sencillo, porque se puede decir lo que se te ocurre en el momento en que lo estás pensando, pero eso es todo.
Un blog necesita de preparación, aprendizaje, tiempo, pasión y muchas cosas más que Twitter jamás podría ofrecer.
Pero cuando engancha, es adictivo, y eso supone una baja en la productividad de un blog, eso es muy cierto.
Saludos y muy buen post!