domingo, 10 de agosto de 2008

Cómo hacer una buena entrevista

Si sos blogger y te interesa hacer "periodismo ciudadano", acá van algunos tips para poder hacer una buena entrevista periodística. Llevo sólo 9 años de profesión, pero en ellos he realizado unas cuantas entrevistas, desde políticos hasta rockers (la mayor parte de ellas para Ultimas Noticias) que me han dado una buena experiencia en la materia.

Los tips que dejo acá son para el momento de la entrevista en sí, no de su transcripción. Esto será objeto de un futuro post.


Fuente

1. Que sea personal. Veo en la blogósfera muchas entrevistas de bloggers a bloggers, o de bloggers a gurúes, que se hacen vía email. En periodismo no hay nada como el contacto mano a mano con el entrevistado; los gestos, el tono de voz, el vestuario, el ambiente, son todos elementos que agregan valor a la nota y que, con un poco de oficio, pueden ser muy bien explotados. Así que si tenés a tu entrevistado geográficamente disponible, procurá que la entrevista sea en persona. En caso contrario, es preferible el chat que el email, por la espontaneidad.

2. Si seguís el paso número uno, se te abre una gama de posibilidades para elegir el sitio. El espectro iría desde los sitios más impersonales (una ofina, por ejemplo) hasta los más personales (la casa del entrevistado). Si vas a hacer la entrevista en la oficina, tené en cuenta que es muy probable que interrumpan varias veces con llamadas telefónicas -al entrevistado, vos ya tenés el celular apagado- o entradas de la secretaria para hacer consultas. Por lo tanto, la balanza se inclina a favor de los sitios más personales, donde el entrevistado se siente más cómodo. Por experiencia personal, el lugar que más me rinde es un bar o restaurante: no hay nada como compartir un almuerzo o cena con el entrevistado, o simplemente tomarse unos tragos. El lugar está a medio camino entre lo impersonal y lo personal, entre lo público y privado, y tiene la ventaja de que sacás al entrevistado de sus lugares de rutina, lo cual lo hace sentir que está "afuera" y que lo que se dice allí tiene carácter de confesión. Si lográs que se tome unos whiskies de más podés obtener un plus de información ;)

3. La indumentaria. Algunos periodistas dan exagerada importancia a este ítem. Muy habitualmente, tratan de mimetizarse con el que será su interlocutor. Si van a entrevistar a un militar se ponen un traje duro, si van a entrevistar a una estrella pop se ponen camisas brillosas. Esta era una práctica odiosa que yo compartía, estúpidamente, los primeros años en que ejercí la profesión (exonéreseme de las camisas brillosas, que jamás usé), hasta que me di cuenta de que la mejor manera de crear distensión es vestirse "normalmente", con la ropa que a uno le gusta. Por favor, eviten la ropa demasiado formal, que crea distanciamiento (salvo que entrevisten a un presidente o estén en un ambiente muuuy formal), así como la ropa muy informal, que crea sensación de desprolijidad y/o desprecio.

4. Prepará la entrevista. Esto es sumamente importante y tiene múltiples motivos: el entrevistado va a notarlo y a sentir el respeto y la importancia que le das; puede salvarte de eventuales "pozos" de silencio; estás mejor preparado para las repreguntas, ya que no te pueden engañar; y más generalmente, sabés de qué estás hablando y con quién. Para todo esto es indispensable que leas el background del entrevistado y que tengas claro qué querés averiguar en la entrevista. Esto te ayudará a elaborar un plan de preguntas. El plan de preguntas debe ser una hojita con los temas principales que querés tocar, pero no las preguntas, salvo que tengas severos problemas de memoria. Que tengas un plan no significa que debas seguirlo a rajatabla. Es más: lo mejor es que seas flexible e improvises en base a ese plan. En definitiva, llevá una base segura sobre la que puedas dejarte llevar.

5. No uses grabador. La tendencia a usar grabadores es muy popular. Sin embargo, los viejos periodistas eran los que hacían las mejores entrevistas. ¿Por qué? Porque no mediaba un aparato voyeurista entre entrevistador y entrevistado. La situación ideal es que la única herramienta que utilices sea la memoria. Como esto es muy difícil, podés ayudarte con lápiz y papel, pero anotando solamente los puntos más importantes. No es necesario que registres textualmente lo que dice el entrevistado; lo principal es que lo mires a los ojos y le sigas el hilo como si fuera una conversación de amigos. A veces puede pasar que el entrevistado te exija que uses el grabador porque tiene miedo de que pongas en su boca conceptos incorrectos. En ese caso, tratá de convencerlo/a de que no es necesario, que no vas a escribir nada que lo/a pueda perjudicar, pero si no lo lográs, no te queda otra que hablar con la lucecita roja encendida.

Stumble Upon Toolbar

1 comentarios:

Sosuke Aizen dijo...

Muchas gracias, me sirvio mucho el articulo.