lunes, 8 de septiembre de 2008

La dependencia de mi ordenador

Por poco menos de cinco minutos me vi obligado a usar la computadora de una compañera de trabajo, porque se llevaron la mía a hacerle una "limpieza de ruido".
La experiencia fue escalofriante; me había movido dos metros de mi lugar habitual, pero ¡cómo había cambiado el mundo! Primero que nada, estaba en la posición opuesta, es decir, mirando hacia el norte en lugar de mirar hacia el sur (como me siento habitualmente).
Pero eso no es nada. Lo verdaderamente escalofriante empezó cuando quise usar la computadora. El teclado era más duro y la pantalla, levemente inclinada hacia abajo. Y esto es todavía la introducción...
Lo primero que quise hacer fue abrir el MSN. No lo encontré; sólo encontré la versión webmessenger. Y cuando quise empezar a trabajar... ¿Dónde están todos mis marcadores! ¿Y mis complementos de Firefox? Estoy acostumbrado a dar clic a los mismos botones en forma casi diaria, ya casi puedo hacerlo con los ojos cerrados, ¡y de repente veo una barra gris vacía, sin la toolbar de StumbleUpon ni la de Triond! ¡Sin los iconitos de Autorneto, Rimemos, Hotmail, Blogger, FlickR, Wikipedia, Real Academia Española, Facebook, Deezer, La Vanguardia ni Meneame! Eso significaba que debería ir a cada uno de ellos tipeando la dirección.
Tampoco estaba la barra de búsqueda de Google (lo que significaba que si quería ir a buscar algo, tenía que entrar a la página del buscador) ni los botoncitos de Delicious.
Ya me imaginaba yo sufriendo aquel calvario, cuando todavía no sabía si el arreglo del ordenador iba a llevar cinco minutos, un día o una semana. Afortunadamente, triunfó la primera opción, pero la historia me enseñó cuán dependiente soy del ordenador físico.
Cada vez surgen más sitios que permiten desprenderse de esa noción de "fijación" de la computadora, permitiendo al usuario hacer todo online. Ok. Pero en definitiva, uno tiene ordenada visualmente la computadora de la manera en que más cómoda le resulta, y eso no se puede, por ahora, tener online.

Stumble Upon Toolbar

2 comentarios:

Graciela Ventimiglia dijo...

¿Cómo que no se puede? Tenés los escritorios virtuales, discos duros virtuales y además el firefox portable que te lo podés llevar adonde quieras en un pendriver.
Deje de sufrir! jaja parece una de esas publicidades de autoayuda.
Saludos!!!!

celegiqui dijo...

Sí, es cierto lo que decís, pero la verdad, me da fiaca hacerlo...